Back

El comercio electrónico: perspectiva desde el impuesto sobre el valor añadido

El empleo del comercio electrónico permite la adquisición de bienes y la prestación de servicios así como su pago por medios electrónicos el cual suscita algunas cuestiones conflictivas que tienen una enorme trascendencia para la calificación de las operaciones en el ámbito tributario.

Desde la perspectiva del Impuesto sobre el Valor Añadido español (IVA), la localización y tributación de las operaciones comerciales electrónicas dependerá de la calificación de las mismas como “entrega de bienes” o “prestaciones de servicios”.

A.- ENTREGA DE BIENES:

Las entregas de bienes se definen como la transmisión del poder de disposición sobre bienes corporales, los cuales pueden realizarse mediante operaciones realizadas en España (operaciones internas), adquisiciones o entregas a países miembros de la Unión Europea (adquisiciones o entregas intracomunitarias), ventas mediante el empleo de anuncios o catálogos (ventas a distancia), adquisiciones o entregas a países que no sean miembros de la Unión Europa (importaciones o exportaciones de bienes).

Operaciones internas: Las operaciones realizadas en España, en las que el comprador y vendedor sean empresarios o profesionales españoles, el artículo 68.1 del IVA determina que las mismas se entenderán realizadas en España y sujetas al IVA español, siempre que los bienes se pongan a disposición del adquirente en España.

Adquisición o entregas intracomunitaria: En la adquisición intracomunitaria de bienes, entendiendo por estas la adquisición de bienes transportados a España desde un país miembro de la Unión Europea, el adquirente español (que debe ser empresario o profesional) será el sujeto pasivo del impuesto y tendrá que practicar la autorepercusión del impuesto.

La entrega de bienes expedidos o transportados desde España a un país miembro de la Unión Europa están exentas de IVA.

Ventas a distancia: En las ventas a distancia efectuadas a través de catálogos o anuncios del vendedor sin desplazamiento del comprador al establecimiento del vendedor y en las que el comprador no tenga la condición de sujeto pasivo del IVA (personas que no sean empresarios o profesionales), el régimen aplicable del IVA variara en función del volumen de operaciones realizadas por el sujeto pasivo (empresario o profesional vendedor) durante el año natural precedente o durante al año en curso con destino a un Estado miembro de la Unión Europea.

Si el volumen de las ventas a distancia con destino al territorio español exceden de 4.550.000.- ptas, las entregas de bienes se entenderán localizadas en España y estarán sujetas al IVA español.

Por el contrario si el volumen de las ventas es inferior a 4.550.000.- ptas, las entregas de bienes se localizaran en el Estado comunitario donde este situado el vendedor, salvo que éste ejercite la opción de tributar en España.

Importaciones de bienes: Si el bien objeto de la compraventa electrónica procede de países que no pertenecen a países de la Unión Europea, la adquisición en España constituirá una importación sujeta al IVA español, liquidando en aduana la cuota impositiva correspondiente.

Hay que tener en cuenta que la entrada en España de bienes procedentes de un Estado miembro de la Unión Europea no se considerara una importación siempre y cuando la entrada de los bienes en el país miembro de la Unión Europea hubiese sido sometido al régimen fiscal de las importaciones.

Exportaciones: Tal y como dispone el artículo 21 del IVA si el bien objeto de la contratación electrónica es exportado fuera de la Unión Europea este estará exento de IVA español.

 

B.- PRESTACIONES DE SERVICIOS:

Las prestaciones de servicios se definen en el IVA como todas aquellas operaciones que no constituyan entrega de bienes.

En relación a la contratación electrónica de prestaciones de servicios, el artículo 69 del IVA, establece la regla general para la localización de las prestaciones de servicios en el territorio donde el prestador de los servicios tenga la sede de su actividad económica o, en su defecto, en el domicilio de quien los preste.

Por otra parte, el artículo 70 del IVA establece una serie de reglas especiales para la localización de determinadas prestaciones de servicios. Entre ellas hay que destacar las relativas a los servicios localizados en la sede del destinatario y que por aplicación de lo dispuesto en el artículo 70.1.5º del IVA determinan la inversión del sujeto pasivo.

La prestación de servicios que se detallan en el artículo 70.1.5º del IVA se consideran realizados en España cuando el destinatario de los servicios sea un empresario o profesional y que radique en el territorio de aplicación del impuesto la sede de su actividad económica o tenga en el mismo un establecimiento permanente o, en su defecto, el lugar de su domicilio.

Entre los servicios regulados en el artículo 70.1.5 del IVA destacan en la aplicación de las operaciones comerciales electrónicas las cesiones y concesiones de derechos de autor, patentes, licencias, marcas de fábrica o comerciales y los demás derechos de propiedad intelectual o industrial y el tratamiento de datos por procedimientos informáticos, incluido el suministro de productos informáticos específicos.

En los supuestos de los servicios detallados anteriormente y que procede la inversión del sujeto pasivo implicará por parte de este la emisión de un documento equivalente a la factura, la autoreprecusión del impuesto, su liquidación y el computo del mismo si procede entre el IVA soportado deducible.

La regla especial para la localización de determinadas prestaciones de servicios regulada en el artículo 70.1.5º del IVA solo hace mención a los “suministros de productos informáticos específicos” y no se incluye los programas de ordenador estándar, por lo que la adquisición de este tipo de productos será una entrega de bienes según la normativa española vigente.

 

La información contenida en la presente nota no debe ser en sí misma considerada como un asesoramiento específico en la materia comentada, sino únicamente una primera aproximación al tema tratado, siendo por tanto aconsejable que los receptores de la presente obtengan asesoramiento profesional sobre su caso concreto antes de adoptar medidas o acciones específicas.