Back

Adaptación del capital social al euro

I.- INTRODUCCIÓN

Como consecuencia de la entrada en vigor de la Ley 46/1998, de 17 de diciembre sobre introducción del euro, (en adelante la “Ley”) las sociedades mercantiles se han visto obligadas a adaptar distintos aspectos de las mismas a las estipulaciones contenidas en dicha Ley.

La mencionada Ley es un instrumento que facilita la introducción del euro en nuestro sistema jurídico. Desde el 1 de enero de 1999, inclusive, la moneda del sistema monetario nacional es el euro, no obstante la peseta podrá continuar siendo utilizada como unidad de cuenta del sistema monetario español en todo instrumento jurídico hasta el 31 de diciembre del año 2001, sin embargo, las monedas y billetes en pesetas continuarán siendo válidos como medio de pago de curso legal hasta el 30 de junio del año 2002.

Ente otros aspectos, la Ley regula la redenominación de la cifra del capital social de las sociedades mercantiles y de las acciones o participaciones sociales en euros así como el redondeo al céntimo de euro más próximo. A tal efecto, habrá que tener especial atención en los artículos 11, 21 y 28 de la Ley.

 

II.- REDENOMINACIÓN Y REDONDEO (Art. 21 de la Ley)

La redenominación del capital social, consiste en una operación aritmética necesaria para convertir el capital social de las sociedades mercantiles de pesetas a euros. Con el fin de redenominar dicho capital social, así como el valor nominal de las acciones o participaciones sociales, habrá que atender al siguiente procedimiento:

Se aplica el tipo de conversión peseta/euro, (establecido en 166,386 ptas./euro) a la cifra del capital social de la sociedad objeto de redenominación.

Ejemplo

Si el capital social de una sociedad es de 10.000.000 de ptas., la cifra del capital en euros una vez realizada esta operación de redenominación, será de 60.101,21043 euros (=10.000.000 / 166,386).

La cifra resultante de la operación, deberá redondearse por exceso o por defecto al céntimo más próximo. A tal efecto, y para que únicamente queden dos decimales, el redondeo deberá realizarse atendiendo exclusivamente al tercer decimal, si éste existe. En el caso que éste sea superior a cuatro (es decir, 5,6,7,8,9) el redondeo es al céntimo superior, por lo contrario si es inferior a cinco (es decir, 1,2,3,4) el redondeo es al céntimo inferior.

Ejemplo

Siguiendo con el ejemplo anterior, la cifra del capital en euros una vez realizado el redondeo, será de 60.101,21 euros, al ser el tercer decimal inferior a 5.

 

A fin de ilustrar mejor esta operación, incluimos varios ejemplos:

Capital convertido: 60.101,21631 euros Capital redondeado: 60.101,22 euros

Capital convertido: 60.101,21389 euros Capital redondeado: 60.101,21 euros

Una vez obtenida la cifra del capital social en euros, con el fin de obtener asimismo en euros el valor nominal de las acciones o participaciones sociales, en el caso de que todas ellas tengan el mismo valor nominal, se dividirá la cifra del capital social convertido en euros entre el número de acciones o participaciones sociales que haya.

Ejemplo

En el ejemplo anterior, si el capital social (60.101,21euros) está dividido en 1.000.- acciones, el valor nominal en euros por acción sería de 60,10121 euros (60.101,21/1.000).

 

Realizada esta operación, para una mayor comodidad en el manejo de las cifras, en la práctica, se posibilita recortar el número de decimales, siempre que como consecuencia de dicho recorte el número de decimales no sea inferior a seis. En caso de que la cifra tenga menos de seis decimales, se queda como está y no se redondea o recorta.

Ejemplo

Si el valor nominal de una acción es de 60,56456230, no puede redondearse y dejarse en 60,56 sino que tan solo podrá recortarse y quedarse en 60,564562. (se suprimen los decimales que exceden de 6, y el sexto no depende de cual sea el séptimo).

 

Para la realización de estas operaciones se deberá atender a los siguientes aspectos formales:

La redenominación del capital social y del valor nominal de las acciones o participaciones sociales podrá realizarse a partir del 1 de enero de 1999, y deberá presentarse en el Registro Mercantil del domicilio social de la sociedad.

Podrá realizarse mediante escritura pública o mediante certificación del acuerdo adoptado por el órgano de administración con las firmas legitimadas notarialmente. En ambos casos deberá constar fehacientemente que la redenominación se ha llevado a cabo de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 21 de la Ley.

Estas simples operaciones de carácter aritmético, no devengarán derechos arancelarios, ni notariales ni registrales, incluso si se formalizan mediante escritura pública. Asimismo, estarán exentas de publicación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil, y no devengarán tributo alguno.

Además de esta operación, las sociedades pueden optar por redenominar y posteriormente ajustar al céntimo más próximo, el valor nominal de las acciones o participaciones sociales, operación que se detalla en el siguiente punto.

 

III.- AJUSTE AL CÉNTIMO MÁS PRÓXIMO (ART. 28 de la Ley)

El artículo 28 de la Ley, posibilita a las sociedades mercantiles además de redenominar, a ajustar al céntimo más próximo, el valor nominal de las acciones y participaciones sociales a resultas de la redenominación del capital social. Esta operación es aplicable si como consecuencia de la redenominación detallada en el punto anterior, el valor nominal de la acción o participación, arroja una cifra con más de dos (2) decimales.

En este caso, el órgano de administración podrá acordar un aumento o reducción de capital a los únicos y exclusivos efectos de redondear, en la forma prevista en el artículo 11 de la Ley, el valor nominal de la acción o participación, al alza o a la baja al céntimo más próximo (2 decimales). La ejecución de dicho acuerdo no podrá ser posterior al 31 de diciembre del año 2001. En ningún caso se podrá proceder al ajuste por reducción del valor nominal cuando la cifra resultante del capital social sea inferior al capital mínimo exigido legalmente, en cuyo caso, se redondeará al alza (por ejemplo 10.000.000.- ptas., en S.A., y 500.000.- ptas., en S.L.).

La cifra de capital social resultante sería la suma de los valores nominales de las acciones o participaciones una vez ajustados.

Este procedimiento únicamente es aplicable a sociedades constituidas con anterioridad al día 1 de enero de 1999 que no hayan aumentado o reducido su capital social durante el período transitorio (1/1/99 a 31/12/2001) sin haber previamente redenominado. Será en consecuencia aplicable a sociedades que con anterioridad al 1 de enero de 1999 hayan adoptado el acuerdo de aumentar o reducir el capital social pero lo elevan a público con posterioridad a aquella fecha.

Para los casos de redenominación y ajuste, se precisará indistintamente, acuerdo del órgano de administración o de la Junta General, y tanto si se trata de un aumento como de una reducción de capital se elevará a público y posteriormente se inscribirá en el Registro Mercantil.

En el caso de aumento de capital, se realizará con cargo a reservas disponibles. La reducción se realizará mediante la creación de una reserva indisponible.

En ambos casos, en arras a la practicidad, se han simplificado los requisitos preceptivos para adoptar dichos acuerdos (Art. 28 de la Ley):

En caso de aumento de capital de una S.A. no será exigible verificación por Auditores de Cuentas del balance que haya de servir de base a la correspondiente operación de aumento de capital con cargo a reservas previsto en el artículo 157 de la LSA (en cualquier caso, el balance se incorporará a la escritura de aumento de capital).

En caso de reducción de capital, no existirá derecho de oposición por parte de los acreedores previsto en los artículos 166 de la LSA y 81 de la LSRL.

La operación de ajuste, no devengará tributo alguno, ni derechos arancelarios, notariales o registrales.

Estas operaciones están exentas de publicación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil y en periódicos.

Ejemplo

Aumento de capital: en el caso de una SA cuyo capital social fuera de 10.000.000 de pesetas, y su equivalente en euros de 60.101,21 euros, si el capital estuviese dividido en 1.000 acciones, el valor nominal sería de 60,10121 euros por acción, aplicando la regla habitual del artículo 11 de la Ley, procedería redondear a la baja (60,10 euros) y reducir el capital, sin embargo al no poder reducir el capital por debajo del mínimo legal, debemos aumentar al céntimo más próximo (60,11 euros).

Si sumamos el valor nominal de las 1.000 acciones obtenemos una cifra de 60.110 euros (1.000 x 60,11). Como el capital social era de 60.101,21 euros, ello implicaría un aumento de capital de 8,79 euros, que es la diferencia entre 60.110 y 60.101,21.

 

Ejemplo

Reducción de capital: en el caso de una SA cuyo capital social fuera de 20.000.000 de pesetas, y su equivalente en euros de 120.202,42 euros, si el capital estuviese dividido en 1.000 acciones, el valor nominal sería de 120,20242 euros por acción, aplicando la regla habitual del artículo 11 de la Ley, procedería redondear a la baja (120,20 euros) y reducir el capital.

Si sumamos el valor nominal de las 1.000 acciones obtenemos una cifra de 120.200 euros (1.000 x 120,20). Como el capital social era de 120.202,42 euros, ello implicaría una reducción de capital de 2,42 euros, que es la diferencia entre 120.202,42 y 120.200.

 

Es importante reiterar que los beneficios dispuestos en el Art. 28 de la Ley, no se aplicarán a las sociedades que se constituyan en pesetas a partir del 1 de enero de 1999 y antes del 31 de diciembre del año 2001 o que dentro de dicho plazo hayan aumentado o reducido su cifra de capital social sin haberla previamente redenominado.

Sin embargo, los interesados que por cualquier razón, desean constituir una sociedad con un capital expresado en pesetas, (o aumentar o reducir el capital ya existente), un consejo práctico, sería operar con un capital social que, posteriormente, cuando se redenomine, dé una cifra exacta en euros, y así evitar tener que realizar la operación de ajuste.

 

IV.- CONSTITUCIÓN DE SOCIEDADES A PARTIR DEL 1 DE ENERO DE 1999

A pesar de que la cifra del capital social y el valor nominal de las acciones y participaciones pueden expresarse tanto en euros como en pesetas, las consecuencias de ello, no son las mismas.

A continuación procedemos a detallar diversas situaciones que nos podemos encontrar en la práctica:

Expresión de los importes exclusivamente en euros: es perfectamente inscribible en el Registro Mercantil y a través de esta solución se evitará tener en el futuro que redenominar (art. 21 de la Ley) y posteriormente ajustar (art. 28 de la Ley). Esta solución es perfectamente posible a pesar de que los desembolsos del capital se hayan efectuado en pesetas y en la certificación bancaria consten los importes en pesetas (será suficiente con que la cantidad en pesetas cubra la cifra en euros) todo ello en consecuencia, se trata de la solución más aconsejable.

Expresión de los importes en euros, añadiendo el equivalente en pesetas: a pesar de que no es obligatorio expresar la equivalencia en pesetas, puede ser útil desde un punto de vista psicológico y de llevanza de contabilidad.

Es perfectamente inscribible en el Registro Mercantil.

Es preciso establecer claramente cual ha sido la moneda pactada.

A través de esta solución queda dispensado de una ulterior redenominación y ajuste.

Se recomienda hacer constar la equivalencia únicamente en la escritura y poner en los estatutos la cifra del capital y el valor de las acciones o participaciones exclusivamente en euros, aunque nada impide que en aquellos puedan expresarse tales cifras también en pesetas.

Expresión de los importes exclusivamente en pesetas:

Es perfectamente inscribible en el Registro Mercantil.

No obstante, en el futuro habrá que redenominar el capital, y como en la mayoría de los casos, el valor nominal de las acciones o participaciones no resultarán números redondos, habrá que hacer el conveniente ajuste aumentando o reduciendo el capital social. El ajuste no podrá ya realizarse conforme al procedimiento previsto en el artículo 28 de la Ley, sino que deberán observarse las reglas generales propias de un aumento o reducción de capital social (lo que significa que el acuerdo deberá ser tomado por la Junta, deberán realizarse publicaciones, habrá derecho de oposición de los acreedores, se necesitará balance -para las S.A. auditado, y para éstas y las S.L. aprobado por la junta y con una antigüedad máxima de seis meses-, no habrá dispensa de honorarios notariales ni registrales, ni exención fiscal).

Expresión de los importes en pesetas señalando su equivalencia en euros:

No existe un pronunciamiento cierto sobre la situación en que quedan estas sociedades, sobre si tendrán o no llegado el día, que redenominar su capital y el valor nominal de sus acciones o participaciones, y si podrán ajustar este último (en el caso de que arroje numerosos decimales) siguiendo el procedimiento ordinario o el especial del art. 28 de la Ley; en cualquier caso, es la solución menos aconsejable dado su incertidumbre.

Tendrá que constar claramente cual ha sido la moneda pactada.

Desde el punto de vista registral, nada impedirá la inscripción del importe en pesetas.

 

La información contenida en la presente nota no debe ser en sí misma considerada como un asesoramiento específico en la materia comentada, sino únicamente una primera aproximación al tema tratado, siendo por tanto aconsejable que los receptores de la presente obtengan asesoramiento profesional sobre su caso concreto antes de adoptar medidas o acciones específicas.