Back

Impuesto sobre Sociedades

Fiscal

Finalmente, año y medio después de que entrara en vigor la nueva Ley del Impuesto sobre Sociedades, aparece el Real Decreto 537/1997, de 14 de Abril, por el que se aprueba el esperado y necesario Reglamento del Impuesto sobre Sociedades.

Nos es grato realizar, a continuación, un desglose de aquellos aspectos que, sin suponer una novedad respecto a la actual normativa del Impuesto sobre Sociedades, cubren los vacíos legales hasta el momento pendientes de desarrollo.

 

I.- Amortizaciones

Se establece el contenido y la forma que deberán tener los planes especiales de amortización que los sujetos pasivos podrán formular a la Administración tributaria en relación a elementos patrimoniales de su inmovilizado material e inmaterial.

Se modifica el método para calcular la amortización de elementos patrimoniales “usados” (no puestos en condiciones de funcionamiento por primera vez) del inmovilizado material. El importe de la depreciación efectiva será el resultado del siguiente producto:

Amortización = (Precio de adquisición x % amortización lineal máximo) x 2

Se incorporan dos nuevos elementos a la actual Tabla de Coeficientes Anuales de Amortización:

Elemento patrimonial Coeficiente lineal máximo Período máximo

Producciones cinematográficas

Aplicaciones informáticas 33%

33% 6 años

6 años

II.- Operaciones vinculadas

Se detalla el procedimiento que deberá seguir la Administración Tributaria para practicar la valoración por el valor normal de mercado en las operaciones realizadas entre personas o entidades vinculadas.

En el supuesto de que las partes implicadas no estén de acuerdo con la resolución de la Administración, éstas podrán presentar recurso o reclamación contra el acto de liquidación impugnado.

Se especifica el procedimiento que deberán seguir los sujetos pasivos para plantear a la Administración propuestas para la valoración de operaciones efectuadas entre partes vinculadas. Dichas propuestas deberán formularse previa realización de las operaciones a las que hacen referencia y únicamente tendrán validez para:

La valoración de operaciones entre partes vinculadas.

La deducción de gastos por actividades de I+D realizadas por una entidad vinculada.

La deducción de gastos por servicios de apoyo a la gestión efectuados por entidades vinculadas, y

La aplicación de un coeficiente de subcapitalización distinto al contemplado en el artículo 20 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

De este modo, los contribuyentes que obtengan una resolución de la Administración Tributaria tendrán la seguridad de que, en el futuro, los valores aplicados por ellos mismos en operaciones vinculadas, no podrán ser objeto de discusión.

 

III.- Criterios especiales de imputación temporal de ingresos y gastos

Las entidades que utilicen, a efectos contables, un criterio de imputación temporal de ingresos y gastos distinto al devengo podrán presentar una solicitud ante la Administración tributaria para que el criterio utilizado, aún siendo distinto al establecido legalmente, pueda tener plena eficacia fiscal.

Dicha solicitud deberá presentarse con, al menos, seis meses de antelación a la conclusión del primer período impositivo respecto del que se pretenda que tenga efectos y deberá contener los datos establecidos reglamentariamente.

 

IV.- Reinversión de beneficios extraordinarios

Se establece el procedimiento que deberán seguir los sujetos pasivos para formular a la Administración tributaria planes especiales de reinversión de beneficios extraordinarios.

En caso de incumplimiento, total o parcial, del plan de reinversión formulado, el contribuyente estará obligado a regularizar su situación tributaria, debiendo satisfacer los correspondientes intereses de demora.

En relación a las entidades de reducida dimensión (volumen de facturación inferior a 250 millones de pesetas) se introduce la compatibilidad entre el régimen especial de exención por reinversión y el general de diferimiento por reinversión, para aquellos casos en los que la renta obtenida por la transmisión de elementos patrimoniales del inmovilizado material es superior a 50 millones de pesetas.

 

V.- Rentas obtenidas sin mediación de establecimiento permanente

Con carácter general, el plazo para presentar la declaración determinando e ingresando la deuda tributaria correspondiente queda fijado en un mes a contar desde la fecha del devengo de la renta.

En relación a la retención que está obligado a practicar e ingresar todo adquirente, en las transmisiones de bienes inmuebles ubicados en España efectuadas por sujetos pasivos no residentes que actúan sin mediación de establecimiento permanente, el período de tiempo que, como mínimo, debe haber permanecido el inmueble en manos del transmitente no residente, para que el adquirente quede liberado de practicar dicha retención, se ha reducido de 20 a 10 años.

 

VI.- Excepciones a la obligación de retener y de ingresar a cuenta

Se introduce una lista cerrada en la que se especifican los supuestos en los que no existirá obligación de retener ni de ingresar a cuenta.

 

La información contenida en la presente nota no debe ser en sí misma considerada como un asesoramiento en la materia comentada, sino únicamente una aproximación al tema tratado, siendo por tanto aconsejable que los receptores de la presente obtengan asesoramiento profesional sobre su caso concreto antes de adoptar medidas o acciones específicas.