Back

Nueva ley del Impuesto sobre Sociedades

Fiscal

El pasado día 1 de Enero de 1996 entró en vigor la nueva Ley del Impuesto sobre sociedades, (publicada en el B.O.E. nº 310 de 28 de Diciembre de 1995). El nuevo texto legal de dicho impuesto es de indudable transcendencia no sólo para la tributación de los beneficios de las entidades jurídicas, sino también para los sujetos pasivos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, dado el carácter complementario que ejerce el Impuesto sobre Sociedades sobre éste último.

En las notas siguientes, sin ánimo de ser exhaustivas, y sujeto a un análisis y desarrollo más profundo de las mismas, destacamos los aspectos que entendemos son más importantes o novedosos de la nueva Ley.

I.- Gastos e ingresos

Se considerarán deducibles los gastos por relaciones públicas con clientes o proveedores, los realizados para promocionar directa o indirectamente la venta de bienes y prestación de servicios, los que con arreglo a los usos y costumbre se efectúen con respecto al personal de la empresa y, en general, todos los que se hallen relacionados con los ingresos.

No serán deducibles los gastos de servicios recibidos desde paraísos fiscales, salvo que se pruebe la realidad de los mismos.

Solo serán deducibles los gastos que se hayan contabilizado como tales, excepto los relativos a la libertad de amortización.

En determinadas circunstancias serán deducibles los gastos contabilizados en un período impositivo posterior a aquél en el que proceda su imputación temporal.

En las operaciones a plazos o con precio aplazado y con vencimientos superiores al año, las rentas se podrán considerar obtenidas en función de los cobros.

Se retrocederán las pérdidas derivadas de la transmisión de elementos patrimoniales del inmovilizado que hubieren sido nuevamente adquiridos dentro de los 6 meses siguientes a la fecha en que se transmitieron.

Mediando la autorización de la Administración, se podrán utilizar criterios de imputación temporal de ingresos y gastos distintos de los generales, siempre que no se vulnere el principio de imagen fiel.

II.- Amortizaciones

La libertad de amortización alcanzará sólo a elementos y gastos del inmovilizado material e inmaterial afecto a Investigación y Desarrollo (I+D). Los edificios afectos a esta actividad se podrán amortizar en 10 años.

Los bienes adquiridos en régimen de leasing destinados a (I+D) también podrán amortizarse libremente.

Los bienes del Inmovilizado Material Nuevos (IMN) adquiridos en arrendamiento financiero podrán ser amortizados a los tipos de la tabla oficial multiplicados por dos.

Será deducible en un máximo de 10 años, con algunas excepciones, la amortización del fondo de comercio adquirido (excepto cuando se adquiera de personas o entidades vinculadas), los derechos de traspaso, las marcas y, en general, cualquier otro elemento del inmovilizado inmaterial.

III.- Provisiones

No serán deducibles las provisiones basadas en estimaciones globales del riesgo de insolvencia de clientes y proveedores.

Para que sean deducibles las dotaciones por insolvencias relativas a los deudores en mora, será preciso que haya transcurrido el plazo de un año desde el vencimiento de la obligación.

No serán deducibles las dotaciones a provisiones para la cobertura de riesgos previsibles por pérdidas eventuales, gastos o deudas probables, excepto en los supuestos contemplados expresamente en el apartado 2 del Artículo 13 de la Ley.

IV.- Transmisiones

Las revalorizaciones contables voluntarias no se integrarán en la base imponible ni determinarán un mayor valor fiscal de los elementos revalorizados. Estas revalorizaciones deberán ser mencionadas en la Memoria, en caso contrario, podría imponerse una sanción igual al 5% del importe de la revalorización.

La transmisión por cualquier título de la mayoría de los elementos patrimoniales se valorará por su valor real de mercado. Ello supondrá rentas positivas para una o ambas partes intervinentes. La nueva Ley regula en qué momento estas rentas se integrarán en base imponible.

Las rentas positivas obtenidas en la transmisión de elementos patrimoniales, serán corregidas por el efecto de la depreciación monetaria producida desde el día 1/1/1983, calculadas con ciertas reglas y de acuerdo con los siguientes coeficientes de actualización que se aplicarán según los años de adquisición y de realización de la amortización:

 

 

 

Coeficiente

Con anterioridad a 1/1/1984

1,810

En el ejercicio 1984

1,640

En el ejercicio 1985

1,520

En el ejercicio 1986

1,430

En el ejercicio 1987

1,360

En el ejercicio 1988

1,300

En el ejercicio 1989

1,240

En el ejercicio 1990

1,190

En el ejercicio 1991

1,150

En el ejercicio 1992

1,130

En el ejercicio 1993

1,110

En el ejercicio 1994

1,090

En el ejercicio 1995

1,050

En el ejercicio 1996

1,000

 

 

 

V.- Vinculación

Por su interés destacamos que en el Artículo 17 de la Ley se desarrollan, con gran detalle y precisión, las reglas de valoración que se tomarán en cuenta en operaciones vinculadas.

Cabe remarcar que la Administración atenderá propuestas de valoración de este tipo de operaciones que particularmente se le propongan y su aprobación tendrá validez durante tres años.

Los gastos en concepto de contribuciones a I+D realizadas por una entidad vinculada, así como los servicios de apoyo a gestión prestados entre vinculadas, serán deducibles si media un pacto o contrato escrito.

La remuneración de los préstamos vinculados que excedan en tres veces al capital fiscal, tendrá la consideración de dividendos.

No serán deducibles las dotaciones para posibles insolvencias de personas o entidades vinculadas, salvo en los casos declarados judicialmente.

VI.- Reinversión de beneficios extraordinarios

Ha sido suprimido este beneficio fiscal, siendo sustituido por un sistema de diferimiento del impuesto correspondiente a los beneficios extraordinarios obtenidos en la transmisión onerosa de elementos del inmovilizado material o inmaterial y de ciertas participaciones en el capital social de empresas, siempre que el importe de dichas transmisiones se reinvierta en determinadas condiciones.

VII.- Compensación de bases imponibles negativas

Se amplía a 7 años el período para dicha compensación (anteriormente fijada en 5 años).

Se restringe hasta su eliminación la posibilidad de adquirir sociedades con bases imponibles negativas para compensarlas con posterioridad a dicha adquisición.

Las entidades de nueva creación podrán empezar a compensar a partir del primer período impositivo en que se produzcan bases imponibles positivas.

VIII.- Tipo de gravamen

Continúan los tipos actualmente vigentes excepto para las Cooperativas de Crédito, Sociedades de Garantía Recíproca y Mutuas de Seguros,que pasan a tributar al 25% (antes 26%).

IX.- Deducciones por inversiones

Se mantienen las siguientes:

Inversión en :

 

Porcentaje

Deducción

1) Activos fijos nuevos (excluidos terrenos)

5 %

2) Investigación y Desarrollo (I+D)

20-40 %

3) Inversiones en el extranjero superiores al 25 %

25 %

4) Gastos de propaganda y publicidad en el extranjero y

concurrencia a ferias (excepto en paraísos fiscales)

25 %

5) Bienes de interés cultural

10 %

6) Producciones cinematográficas o audiovisuales

10 %

7) Edición de libros

5 %

8) Gastos de formación de personal

5-10 %

 

El conjunto de las deducciones no podrán exceder el 35 % de la cuota íntegra corregida.

La deducción 1) no podrá exceder del 15 % de la cuota íntegra.

Las deducciones 3) y 4) no podrán exceder, en conjunto, del 15 % de la renta o del 4 % de los ingresos que correspondan a las actividades exportadoras y a la contratación de servicios turísticos en España.

Las deducciones se podrán practicar hasta en 5 años, que en el caso de las entidades de nueva creación, las que saneen pérdidas mediante aportaciones efectivas, y en el caso de actividades de exportación o servicios turísticos, se empezará a computar en el primer ejercicio en el que produzcan resultados positivos.

Las subvenciones que se reciban reducirán las inversiones en un 65 % del importe de dichas subvenciones, que será del 100 % en los casos 5), 6) y 7).

Se considerará I+D el diseño y elaboración del muestrario para el lanzamiento de productos.

Solo se admitirán como gastos en I+D los que, reuniendo las demás condiciones, consten específicamente individualizados.

X.- Evitación de la doble imposición

La deducción para evitar la doble imposición alcanzará el 100% cuando los dividendos procedan de entidades participadas en un 5% ó más y dicha participación se haya mantenido durante 1 año, al menos. En los demás casos sólo se deducirá el 50%.

Dichas deducciones se aplicarán también en los siguientes casos: liquidación de sociedades; adquisición de acciones propias para su amortización; separación de socios; dividendos acordados con anterioridad a la adquisición de la participación y pagados con posterioridad; disolución sin liquidación en las operaciones de fusión; escisión total o cesión global del Activo y del Pasivo.

Sin embargo la deducción no se realizará en los siguientes casos: reducción de capital; distribución de la prima de emisión; reparto de beneficios no distribuidos existentes en el momento de la adquisición de la participación, cuando concurran determinadas circunstancias.

Para la aplicación de la deducción para evitar la doble imposición internacional, será necesario que la participación directa e indirecta del capital de la entidad no residente sea del 5% ó más y que se hubiere poseído durante 1 año.

Estas deducciones se podrán efectuar hasta los 7 años inmediatos y sucesivos al que dé origen a las mismas.

XI.- Pago fraccionado y pagos a cuenta

Los pagos a cuenta para los períodos impositivos que se inicien durante 1996 serán del 15 % (hasta ahora 20 %).

En el caso de optar por efectuar el pago fraccionado sobre la parte de la base imponible del período de los 3, 9 y 11 primeros meses de cada año, el porcentaje a aplicar será 4/7 del tipo de gravamen correspondiente. La opción deberá ser efectuada mediante Declaración Censal durante el mes de febrero de cada año.

Las sociedades transparentes tributarán al 35 %, representando un pago a cuenta que se deducirán los socios a los que se les haya imputado las bases imponibles y en proporción a dicha imputación. Este tipo será en cada uno de los tres primeros períodos impositivos en los que sea de aplicación esta Ley el 0, el 10 y el 20 % respectivamente y el tipo general a la parte de la base imponible no imputable. Se podrá optar por efectuar dichas imputaciones al cierre del ejercicio o en el ejercicio en que se aprueben las Cuentas Anuales correspondientes, debiendo optarse por una u otra alternativa en la primera declaración del Impuesto en que haya de surtir efecto y deberá mantenerse durante tres años. No procederá, sin embargo, la imputación, cuando la totalidad de los socios sean personas jurídicas no sometidas al régimen de transparencia fiscal.

Las sociedades transparentes no estarán obligadas a realizar pagos a cuenta, excepto sobre la parte que deba tributar al tipo general.

XII.- PYMES (Facturación inferior a 250.000.000 de pesetas sola o del grupo).

Existe libertad de amortización para los elementos del IMN adquiridos en el ejercicio o contratos de ejecución de obra puestas a disposición en determinado tiempo futuro, con el límite de 15 millones de pesetas por empleado medio de aumento que se mantenga en los 2 años siguientes. Este beneficio es extensible a los elementos construidos por la propia empresa y a los elementos adquiridos en régimen de arrendamiento financiero.

Se pueden amortizar libremente los elementos del IMN, cuyo valor unitario no exceda de 100.000 pesetas y hasta un límite conjunto de 2.000.000 de pesetas por ejercicio.

Los elementos IMN, podrán amortizarse de acuerdo con los tipos según las tablas de amortización oficiales multiplicados por 1,5. Este exceso de amortización no requiere ser contabilizado.

Los bienes del IMN adquiridos en arrendamiento financiero podrán ser amortizados al duplo de los tipos de la tabla oficial multiplicados por 1,5.

Adicionalmente, se podrá establecer una dotación genérica para insolvencias hasta el límite del 1% del saldo de deudores a fin del ejercicio, excluidos aquellos provisionados individualmente.

Con determinadas condiciones, gozarán de la exención por inversión hasta el límite de 50.000.000 de pesetas de rentas positivas obtenidas en las transmisiones. Si las obtenidas superan este importe, el exceso podrá acogerse a la reinversión de beneficios extraordinarios.

Cuando los débitos tributarios sean declarados fallidos o cuando la entidad no hubiere presentado la Declaración del Impuesto sobre Sociedades durante tres ejercicios consecutivos, se podrá bloquear cualquier inscripción en el Registro Mercantil.

Se presumirá la existencia de rentas no declaradas cuando aparezcan deudas inexistentes en los libros de contabilidad. El importe de estas rentas se aplicará al ejercicio más antiguo de los ejercicios no prescritos.

Los órganos de gestión tributaria podrán girar liquidaciones provisionales en general y, en particular en los casos de devolución de cuotas, de acuerdo con los datos declarados y los justificantes de los mismos presentados, así como, cuando de los antecedentes de que disponga, se deduzca la existencia de rentas no declaradas.

XIV.- Disposiciones transitorias

Se mantendrán hasta su total extinción y/o ultimación los beneficios fiscales siguientes: Exención por reinversión; Reconversión e industrialización; Exposición -Universal; Juegos Olímpicos, Capital Europeo; Sociedades de promoción de empresas, Amortización de elementos afectos a la explotación de hidrocarburos; Saldos pendientes de deducción por inversiones; Bases imponibles negativas anteriores; Entidades exentas; Declaración consolidada; Régimen transitorio de los beneficios sobre operaciones financieras; Deducción por doble imposición internacional; Exención del Impuesto Especial sobre bienes inmuebles; Deducción por doble imposición de dividendo en las cuentas en participación; ajustes extracontables positivos y negativos para determinar las bases imponibles.

Los fondos de Comercio y derechos de traspaso anteriores a la entrada en vigor de la presente Ley que no hubieren sido deducidos fiscalmente, aunque hubieren sido contablemente amortizados, podrán deducirse con el límite anual máximo del 10%.

Los excesos de los saldos para la provisión para insolvencias contabilizados respecto de los que resultarían de acuerdo con la nueva normativa, tendrán que ir siendo absorbidos por las nuevas necesidades de provisión sin que estas sean deducibles.

Los saldos de las Cuentas de Actualización se traspasarán a la Reserva Legal y, una vez cubierta ésta, a Reservas de libre disposición.

Las obligaciones tributarias correspondientes a períodos impositivos iniciados con anterioridad y concluidos con posterioridad a la entrada en vigor de la Ley, se exigirán conforme a las normas vigentes en el momento de la iniciación de los citados períodos impositivos.

 

La información contenida en la presente nota no debe ser en sí misma considerada como un asesoramiento específico en la materia comentada, sino únicamente una primera aproximación al tema tratado, siendo por tanto aconsejable que los receptores de la presente obtengan asesoramiento profesional sobre su caso concreto antes de adoptar medidas o acciones específicas.