Back

CORONAVIRUS (COVID-19): ASPECTOS LEGALES A CONSIDERAR POR LAS SOCIEDADES MERCANTILES

Una visión global de los acontecimientos de estas últimas semanas permite apreciar el creciente impacto social y económico del coronavirus (COVID-19) a escala global, también en el ámbito de empresarial. A estos efectos, consideramos oportuno dar algunas pautas que las empresas deberían de tener en cuenta en aras a minimizar las posibles consecuencias de la crisis sanitaria del COVID-19. En este sentido, es recomendable que, con el debido asesoramiento, realicen un estudio individualizado de sus relaciones con terceros, con especial atención a los siguientes ámbitos:

  • Contratos suscritos con proveedores o clientes: El concepto de fuerza mayor podrá ser la causa y justificación de frustración de algún contrato, que implicará su no cumplimiento futuro, ocasionando así daños susceptibles de indemnización en caso de no apreciarse dicha fuerza mayor. La aplicación de dicho concepto deberá evaluarse en atención a la legislación y circunstancias aplicables a cada contrato, pues se trata de un concepto jurídico indeterminado. A pesar de ello, para apreciar fuerza mayor, en todo caso, la empresa deberá haber agotado los medios a su alcance para el cumplimiento de las obligaciones suscritas.
  • Pólizas de seguros. Revisión del alcance de las coberturas contratadas.
  • Potenciales reclamaciones de responsabilidad patrimonial de la Administración Pública por acciones u omisiones relacionadas con esta situación que causen un daño que el particular no tenga el deber jurídico de soportar.
  • Revisión de las obligaciones que determinan normativa sanitaria, principalmente respecto a deberes de información y de adopción de medidas de prevención o cautela acordadas por las autoridades competentes.
  • En caso de presentarse conflictos litigiosos, anticiparse y evitar actos propios que debiliten la posición de la compañía que resulten de decisiones en otros ámbitos de la empresa.
  • Atender al deber de diligencia para la adopción de medidas para la debida dirección y control, que pudiera acarrear responsabilidad civil e incluso penal.

En el ámbito laboral, las empresas deberán atender a:

  • La necesidad de proceder a articular medidas de suspensión de contratos de trabajo.
  • La consideración como situación de Incapacidad Temporal derivada de enfermedad común de las ausencias de los empleados como consecuencia de cuarentenas obligatorias e impuestas por la autoridad sanitaria.
  • Revisión de la aplicación de la normativa en materia de seguridad y salud de los trabajadores.
  • Creación de protocolos de trabajo a distancia de sus empleados y de uso de medios electrónicos e informáticos puestos a disposición.
  • El especial cumplimiento de la normativa de protección de datos en relación con información especialmente sensible, como son los datos médicos y de salud de los trabajadores.

Adicionalmente, los administradores y consejeros de las compañías deberán revisar sus protocolos de actuación, prácticas de buen gobierno y procesos de compliance para determinar y confirmar su correcto seguimiento e implantación, la necesidad de adopción, en su caso, de nuevos procedimientos y protocolos y, en definitiva, el adecuado y correcto cumplimiento de las obligaciones de diligencia debida para evitar eventuales responsabilidades por acción o omisión.     

 

La información contenida en la presente nota no debe ser en sí misma considerada como un asesoramiento específico en la materia comentada, sino únicamente una primera aproximación al tema tratado, siendo por tanto aconsejable que los receptores de la presente obtengan asesoramiento profesional sobre su caso concreto antes de adoptar medidas o acciones específicas.