Back

IMPLICACIÓN DEL COVID-19 EN LOS CONTRATOS DE FINANCIACIÓN Y REESTRUCTURACIONES SOCIETARIAS

Mercantil

La crisis sanitaria causada por el COVID-19 y el período de alarma declarado por Real Decreto-Ley 463/2020 afectan a diversos ámbitos de las empresas, generando numerosas incógnitas en todos los ámbitos de su actividad. Se analiza a continuación la implicación que esta situación pueda tener en relación a los contratos de financiación y en las reestructuraciones societarias.

1.- Implicación del COVID-19 en los contratos de financiación. Cumplimiento de covenants; solicitud de dispensas (waivers) y refinanciación de la deuda.

La mayoría de contratos de financiación incluyen obligaciones de hacer, de no hacer y obligaciones y ratios financieros (covenants) con el fin de asegurar que los deudores cumplen o podrán cumplir con sus obligaciones, y cuyo incumplimiento podría acarrear la resolución anticipada de la financiación.

Conviene en consecuencia valorar en qué medida la actual coyuntura causada por el COVID-19 puede afectar al normal funcionamiento de los contratos de financiación y al cumplimiento de las obligaciones contraídas en dichos contratos: las condiciones para efectuar disposiciones; el alcance de las obligaciones de información asumidas para con las entidades financieras; manifestaciones incluidas en el contrato; covenants financieros; mecanismos de subsanación de incumplimientos, etc. Habría que valorar, asimismo, en qué medida un eventual incumplimiento de covenants podría constituir un supuesto de fuerza mayor.

En todo caso, es habitual que los contratos de financiación prevean la posibilidad por parte de las empresas de solicitar a las entidades acreedoras una dispensa temporal a determinados compromisos u obligaciones (waiver). Cuando esta dispensa o waiver se solicita de forma justificada y razonable los acreedores no suelen denegarla.

En la presente situación originada por el COVID-19 lo sensato es apelar a la responsabilidad y razonabilidad de las empresas y de las entidades financieras para encauzar las situaciones que se presenten, y en particular, que las entidades bancarias sean flexibles y ágiles en la concesión de waivers para que las empresas que lo solicitan puedan obtener una moratoria en el cumplimiento puntual de ciertos ratios o compromisos u obligaciones, o incluso la no aplicabilidad de algún supuesto que permita la terminación anticipada de dichos contratos financieros.

Habrá no obstante situaciones en que la empresa se enfrente a problemas más estructurales, no puntuales, en los que la solicitud de waiver no sea suficiente para hacer frente a las dificultades, y que hagan necesaria una refinanciación de la deuda. Las refinanciaciones, que acostumbran a formalizarse ante un notario, estarían implícitamente autorizadas por las normas dictadas para este período de alarma.

2.- Implicación del COVID-19 en las reestructuraciones societarias.

Algunas empresas, para mitigar situaciones causadas por la presente coyuntura, pueden precisar llevar a cabo operaciones de reestructuración societaria (fusiones, segregaciones, escisiones o cesiones de rama de actividad). Puede pues, ser necesario culminar una reestructuración societaria iniciada antes del período de alarma, o incluso iniciar una nueva.  Todas estas operaciones de restructuración societaria pueden ser consideradas operaciones permitidas, ya que están sujetas a plazos perentorios, y éstas están permitidas por el RDL 463/2020 por el que se declaró el estado de alarma. Adicionalmente no debería resultar difícil justificar la necesidad de evitar daños patrimoniales irreparables en caso de no formalizarlas.

En consecuencia, las operaciones de modificación estructural (fusiones, escisiones, segregaciones o cesiones de rama de actividad) aprobadas antes  de la declaración del estado de alarma deberían poder llevarse a término e inscribirse para tener plenos efectos frente a terceros, y de la misma manera, deberían poder iniciarse y llevar a término operaciones de  reestructuración societaria que persigan asegurar la viabilidad de la empresa.

 

 

La información contenida en la presente nota no debe ser en sí misma considerada como un asesoramiento específico en la materia comentada, sino únicamente una primera aproximación al tema tratado, siendo por tanto aconsejable que los receptores de la presente obtengan asesoramiento profesional sobre su caso concreto antes de adoptar medidas o acciones específicas.