Back

La nueva ley de Auditoría de Cuentas

Fiscal

Entrada en vigor de la nueva ley de Auditoria de Cuentas

El próximo 17 de junio entrarán en vigor la mayor parte de las disposiciones de Ley 22/2015 de 20 de Julio, de Auditoría de Cuentas (LAC), momento en que finaliza el plazo de adaptación al nuevo entorno regulatorio que tiene como principal objetivo reforzar la calidad e independencia de las auditorías y recuperar la confianza del mercado, armonizando a su vez el marco jurídico económico europeo en este ámbito.

La nueva normativa afecta principalmente a aquellas entidades calificadas como Entidades de Interés Público (EIP) en los apartados a) a f) del artículo 15 del Reglamento de la anterior LAC, cotizadas o no, aunque no debemos olvidar que también implica cambios en el sistema organizativo de todas las empresas.

Principales novedades:

1.- Rotación obligatoria de la firma de auditoría de las EIP cada 10 años, así como rotación de los auditores responsables de llevar a cabo dicha auditoría cada cinco año. Finalizado el plazo de 10 años la firma de auditoría podrá seguir encargándose de la auditoría de la sociedad siempre que lo haga conjuntamente con otra firma y por un plazo no superior a 4 años.

2.- Obligación que toda EIP cuente con una comisión de auditoría. Salvo en el caso de que éstas tengan un tamaño pequeño o mediano (en función del número de trabajadores, cifra de activos y cifra anual de negocios) siempre que las funciones de la Comisión sean asumidas por el órgano de administración, así como aquellas EIP íntegramente participadas por otra EIP que ya tenga constituida una comisión de auditoría que asuma las funciones propias de tal comisión en sus EIP dependientes. Asimismo, la LAC asigna nuevas funciones a dichas comisiones, aunque algunas de ellas no tendrán efecto hasta el ejercicio 2017.

3.- Incompatibilidades de la firma de auditoría. Prohibición de concurrencia en la prestación de determinados servicios por la firma de auditoría, tales como contabilidad, nóminas y recursos humanos, auditoría interna, promoción, negociación o suscripción de acciones, determinados servicios fiscales y jurídicos etc.

4.- Nuevo informe de auditoría. El informe de auditoría a emitir por la firma de auditoría deberá ser más completo e informar entre otras cuestiones de los principales riesgos identificados, responsabilidades del auditor y su evaluación, todo ello con mejoras en el lenguaje para facilitar la comprensión. En el caso de auditores de cuentas o sociedades de auditoría de EIP se les exige como novedad un informe adicional (art. 36 de la Ley) que debe entregarse a la comisión de auditoría. En él se deben explicar cuestiones relacionadas con los resultados y el proceso de la auditoria, al objeto de contribuir a la integridad y transparencia de la propia información financiera auditada.

5.- Limitación de honorarios de auditores para reforzar la independencia. Para el límite de honorarios no relacionados con la propia auditoría habrá que tener en cuenta la red en la que opera el auditor o sociedad de auditoría. El límite es del 30% del total de honorarios en los últimos tres años en general y del 15% para EIP.

Estas limitaciones y prohibiciones entrarán en vigor el primer ejercicio que comience con posterioridad al 17 de junio de 2016.

El Reglamento que desarrollaba la anterior Ley de Auditoría, vigente a la fecha actual en cuanto lo que no se oponga a la nueva Ley, se tendrá que modificar en los próximos meses.

 

La información contenida en la presente nota no debe ser en sí misma considerada como un asesoramiento específico en la materia comentada, sino únicamente una primera aproximación al tema tratado, siendo por tanto aconsejable que los receptores de la presente obtengan asesoramiento profesional sobre su caso concreto antes de adoptar medidas o acciones específicas.