Back

Comunicación individual del despido colectivo con acuerdo

Laboral

Comunicación individual del despido colectivo con acuerdo: ¿es necesario reproducir los criterios de selección fijados o acordados durante las negociaciones?

El Tribunal Supremo dictó el pasado mes de marzo la sentencia número 219/2016 en la que resolvió una cuestión relevante en el marco de un proceso de despido individual derivado del despido colectivo de Bankia.

Tras un proceso de negociación con la representación legal de los trabajadores, Bankia alcanzó un acuerdo para proceder al despido colectivo de un máximo de 4.500 trabajadores, que se llevaría a cabo mediante adhesión a un programa de bajas indemnizadas, y mediante designación directa de la empresa, pudiendo de ser necesario proceder a la amortización de puestos de trabajo en el número que se estimara y aplicando los criterios de baremación incluidos en el citado acuerdo para la determinación de las personas afectadas por tal medida.

Una vez notificada la decisión de despido a los trabajadores afectados, se formularon por éstos numerosos pleitos individuales, planteando básicamente dos cuestiones: i) si en la carta de despido que se les había entregado debían consignarse los criterios de selección que a ellos les afectaban y ii) si debía darse copia de dicha carta a los representantes de los trabajadores.

En definitiva, el debate consistía en determinar si cuando tiene lugar el despido individual derivado de un despido colectivo con acuerdo, la carta de despido debe contener todos y cada uno de los requisitos de forma del despido por causas objetivas contemplados en el artículo 53 del Estatuto de los Trabajadores, es decir, si las cartas de despido que recibieron estos trabajadores contenían la información suficiente para ser consideradas ajustadas a derecho.

La sentencia concluye que “parece razonable entender que en la comunicación individual del despido colectivo no es necesaria la reproducción de los criterios de selección fijados o acordados durante las negociaciones” y por semejantes consideraciones también se excluye “la necesidad de que en la referida comunicación se lleve a cabo la justificación individualizada del cese que se comunica, con detallada referencia a la singular aplicación de los criterios de selección utilizados en el proceso de despido colectivo de que se trate.”

En el caso concreto de las cartas de despido entregadas por Bankia, la sentencia del Supremo, a pesar de contar con un voto particular discrepante firmado por varios magistrados, entiende que la información que se aporta en la misma es suficiente y ajustada a derecho y que, aunque en la notificación individual no se especificaban los puntos que había obtenido el trabajador en función de los criterios de baremación negociados, éstos eran “de conocimiento general”.

Si bien el criterio de esta sentencia del Supremo suaviza lo exigido hasta el momento, debemos de tener en cuenta que es el único fallo existente en este sentido, por lo que somos de la opinión de que sería conveniente seguir especificando las causas del despido en las comunicaciones individuales a fin de evitar riesgos de declaración de improcedencia por defectos formales.

La información contenida en la presente nota no debe ser en sí misma considerada como un asesoramiento específico en la materia comentada, sino únicamente una primera aproximación al tema tratado, siendo por tanto aconsejable que los receptores de la presente obtengan asesoramiento profesional sobre su caso concreto antes de adoptar medidas o acciones específicas.