Back

Homologación de acuerdos de refinanciación

Roberto Giralt

Insolvencia y Reestructuraciones

La homologación de acuerdos de refinanciación a la luz de la reforma de la Ley Concursal por el Real Decreto-Ley 17/2014 de 30 de septiembre

Con la finalidad de impulsar mecanismos de aplazamiento de deuda e incremento de valor de activos, para aquellas compañías en difícil situación financiera por su alto nivel de endeudamiento, el reciente Real Decreto-Ley 17/2014 de 30 de Septiembre -de medidas urgentes en materia de refinanciación y reestructuración de deuda empresarial- introdujo como novedad más relevante en materia concursal un nuevo procedimiento de homologación de acuerdos de refinanciación.

Dicho método, regulado en la Disposición Adicional Cuarta de la Ley 22/2003 de 9 de Julio, Concursal, supone la aplicación de los siguientes parámetros:

  1. Ampliación del ámbito subjetivo, extendiendo la posibilidad de suscribir este acuerdo a casi todo tipo de acreedores de pasivos financieros.
  2. Excluidos: acreedores comerciales, acreedores de Derecho Público y acreedores laborales.
  3. Extensión a los acreedores no intervinientes no sólo de las esperas, sino del resto de términos del acuerdo de refinanciación, quitas, capitalización de deuda o cesión de bienes en pago.
  4. Posibilidad de extender los efectos del acuerdo a determinados acreedores con garantía real.
  5. Conversión de deuda en capital para acreedores disidentes o que no hayan suscrito el acuerdo.
  6. La solicitud de homologación la podrá formular tanto el deudor como cualquier acreedor que haya suscrito el acuerdo de refinanciación.

 

Requisitos para que un acuerdo de refinanciación pueda ser homologado judicialmente:

  • Acuerdo de refinanciación de los contemplados en el artículo 71 bis 1 a) y 2º y 3 de la letra b de la LC.
  • Suscrito por acreedores que representen al menos el 51 % de los pasivos financieros.
  • Ampliación significativa del crédito disponible o modificación de sus obligaciones que permita la continuidad de la compañía en el corto y medio plazo.
  • Certificación de auditor sobre la suficiencia del pasivo que se exige para adoptar el acuerdo.
  • Formalización en instrumento público.
  • Si existe pacto de sindicación, que los acreedores que suscriban el acuerdo de refinanciación y voten a su favor representen al menos el 75% del pasivo representado por el acuerdo. 

Uno de los procedimientos más recientes y notorios en esta materia ha sido la reciente solicitud de homologación instada por una compañía española y varias sociedades de su grupo en diciembre de 2014.

El 12 de Enero de 2015 el Juzgado Mercantil número 10 de Barcelona dictó Auto acordando la homologación del acuerdo marco de reestructuración de la compañía conforme a la reforma operada por el Real Decreto - Ley 17/2014.

La resolución homologatoria reconoce que en la solicitud concurren todos los requisitos materiales y procesales necesarios:

  1. Consistía en un acuerdo de refinanciación de los contemplados en el artículo 71 bis 1 de la Ley Concursal con contenido homologable al contener quitas y esperas no superiores a 10 años.
  2. Estaba soportado por un plan de viabilidad que permitía la continuidad en el corto y medio plazo.
  3. Se acompañaba un certificado de un auditor acreditando la concurrencia de pasivo suficiente para adoptar el acuerdo y, por aplicación de la regla del pacto de sindicación, se entendía que el 100% del pasivo financiero afectado había votado a favor;

Como consecuencia de todo ello, homologación extendió los efectos del acuerdo tanto a los acreedores financieros que suscribieron el mismo como a los adheridos con posterioridad y a los acreedores financieros disidentes o no participantes, y ello porque -como se argumenta el la resolución del Juzgado Mercantil nº 10 de Barcelona- se cumplían sobradamente los umbrales exigidos por los párrafos 3º y 4º de la Disposición Adicional Cuarta de la Ley Concursal.

 

La información contenida en la presente nota no debe ser en sí misma considerada como un asesoramiento específico en la materia comentada, sino únicamente una primera aproximación al tema tratado, siendo por tanto aconsejable que los receptores de la presente obtengan asesoramiento profesional sobre su caso concreto antes de adoptar medidas o acciones específicas.