Back

Novedades de la declaraciĆ³n de Renta y Patrimonio

Fiscal

Novedades de la declaraciĆ³n de Renta y Patrimonio

A continuación exponemos un resumen de las principales novedades y premisas que hay que tener en cuenta a la hora de confeccionar la declaración de IRPF e IP del ejercicio 2013.

I.- IRPF

(i) Obligados a declarar IRPF

Están obligados a declarar quienes hayan obtenido en 2013 rentas procedentes del trabajo superiores a 22.000 euros anuales, cuando procedan de un solo pagador. Este límite también se aplica a quienes perciban rendimientos procedentes de más de un pagador y la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, no superen los 1.500 euros anuales. De no cumplirse este requisito, el límite que marca la obligación de declarar son los 11.200 euros anuales.

 

(ii) Desaparece la desgravación por compra de vivienda habitual en 2013

Las personas que hubieran adquirido la vivienda habitual o realizarán algún pago en relación a la construcción de su vivienda habitual en el ejercicio 2013, ya no podrán beneficiarse de la desgravación fiscal en esta declaración de renta y en las siguientes.

Eso sí, quienes compraran la vivienda en 2012 o antes mantienen el derecho a la desgravación. Además, estos pueden deducirse hasta el 15% de las cantidades invertidas con un límite de inversión de 9.040 euros.

(iii) Ganancias patrimoniales: Incremento de la carga fiscal.

En el ejercicio 2013, las ganancias patrimoniales generadas en menos de 1 año forman parte de la base imponible pasando a tributar por el tipo marginal del Impuesto, lo que supone incrementar la carga fiscal dado que el gravamen puede variar en función de la cuantía desde el 24,75% al 52%, e incluso el 56% en algunas comunidades.

Por otro lado, las ganancias patrimoniales generadas en un plazo superior a 1 año se integran en la base imponible del ahorro cuyo tipo impositivo es más bajo. Es decir, el tipo impositivo oscila entre el 21% para plusvalías inferiores a 6.000 €, el 25% para plusvalías entre 6.000 € y 24.000 €, y 27% para las superiores a 24.000 €.

 

(iv) Inmuebles urbanos adquiridos en 2012.

Están exentas del pago del impuesto el 50% de las ganancias patrimoniales por la venta de una vivienda (el 100% si se reinvierten o si se trata de contribuyentes de más de 65 años) adquirida a partir del 12 de mayo 2012 y hasta el 31 de diciembre de ese año. Eso sí, para evitar todo tipo de fraudes no se admiten que las ventas se hayan realizado a cónyuges, parientes hasta segundo grado y entidades relacionadas con el contribuyente.



(v) Los premios de lotería ahora pagan impuestos

Los premios de las loterías y apuestas organizadas por Loterías y Apuestas del Estado y por las comunidades autónomas, Cruz Roja Española y por la ONCE ya no están exentas del Impuesto sobre la Renta. El gravamen no se aplica a los premios obtenidos antes de 2013. Están exentos del gravamen los premios cuyo importe sea igual o inferior a 2.500 euros y los que superan ese importe tributan a un 20% respecto de la parte que exceda de 2.500 euros.

 

(vi) Cuenta ahorro empresa por crear una sociedad

Las personas que en el ejercicio 2013 constituyeron e iniciaron una actividad a través de una sociedad limitada nueva empresa, pueden deducirse el 15% de las aportaciones realizadas con el límite de 9,000 euros anuales.

 

(vii) Incentivos para los 'business angels' o el capital "semilla"

Los negocios que hayan disfrutado del apoyo de familiares y amigos también tienen ventajas fiscales. La ley de Emprendedores, en vigor desde el 29 de septiembre de 2013, establece un nuevo incentivo fiscal en el IRPF a favor de los "business angels" o de las personas que solo están interesadas en aportar capital para el inicio de una actividad o "capital semilla", de modo que se puedan crear nuevas empresas incorporando a su accionariado a estos inversores por un plazo que oscila entre tres y doce años.

Este tipo de inversiones permite una deducción del 20% en la cuota estatal del IRPF de la inversión realizada al suscribir las acciones o participaciones de la sociedad, siendo 50.000 euros anuales la base máxima de la deducción, limitada a una participación nunca superior al 40% del capital de la entidad. Asimismo, se fija la exención total de la plusvalía al salir de la sociedad, siempre y cuando se reinvierta en otra entidad de nueva o reciente creación.

 

II.- Impuesto Patrimonio

(i) El impuesto sobre el Patrimonio que se restableció con carácter temporal para los ejercicios 2011 y 2012, se prorroga su vigencia también para el ejercicio 2013.

En relación a éste Impuesto cabe resaltar las siguientes premisas:

(ii) Están obligados a presentar declaración quienes cuenten con bienes y derechos por valor de más de dos millones de euros, teniendo en cuenta que existe una exención de 300.000 euros en la vivienda habitual, un mínimo exento, de 700.000 euros (en Cataluña, 500.000 euros).

(iii) Están también exentos de declarar los negocios familiares (empresariales o profesionales) y las participaciones en entidades que tengan la calificación de empresas familiares.

(iv) Solamente la Comunidad de Madrid mantiene una bonificación del 100%, por lo que sus residentes no tendrán que pagar el impuesto, cualquiera que sea el importe de su patrimonio.
(v) En general, la suma de la cuota íntegra del impuesto sobre el patrimonio y la del IRPF no puede superar el 60% de la suma de las bases imponibles del impuesto sobre la renta. Si superase dicha cantidad, se reducirá la cuota del impuesto sobre el patrimonio hasta dicho límite, sin que la reducción en este último impuesto pueda exceder del 80% de su cuota. Es decir, como mínimo la cantidad a pagar es del 20%.


Finalmente y aplicable a ambos impuestos es importante destacar:

(i) Supresión de la impresión en papel de las declaraciones.

En el ejercicio 2013, las única vía de presentación de las declaraciones de Renta y Patrimonio es a través de la vía telemática. Es decir, no se puede presentar las declaraciones a través de la impresión en papel y su posterior presentación para su pago a través de entidades financieras.

 

La información contenida en la presente nota no debe ser en sí misma considerada como un asesoramiento específico en la materia comentada, sino únicamente una primera aproximación al tema tratado, siendo por tanto aconsejable que los receptores de la presente obtengan asesoramiento profesional sobre su caso concreto antes de adoptar medidas o acciones específicas.