Back

Comunicación de las transacciones económicas con el exterior

Fiscal

Circular 4/2012, de 25 de Abril, del Banco de España relativo a normas de comunicación por los residentes en España de las transacciones económicas y saldos de activos y pasivos con el exterior.

Con su publicación en el BOE el pasado 4 de Mayo de 2012, dicha Circular se integra dentro de un paquete de medidas para reformar el vigente marco normativo español sobre transacciones y pagos con el exterior (no residentes), que data de año de 1991, con el fin de adecuarlo a la normativa Comunitaria. Dentro de dicha normativa armonizadora están incluidos también el Real Decreto 1360/2011 y la Orden EHA/2670/2011 de 7 de Octubre, ambos modificativos del Real Decreto 1816/1991, de 20 de diciembre, sobre transacciones económicas con el exterior y su Orden de desarrollo, respectivamente.

Su entrada en vigor el pasado 1 de Enero ha supuesto un giro radical en las obligaciones de información que hasta ahora tenían los proveedores de servicios de pago, orientando al particular (ya sea persona física o jurídica) dicha obligación con finalidades estadísticas, administrativas y fiscales.

Constituida de cuatro breves normas, la Circular establece que son las personas físicas o jurídicas residentes en España que realicen transacciones con no residentes o mantengan activos o pasivos en el exterior las que están obligadas a informar (y no ya, como veníamos diciendo, la banca privada). Este punto supone la derogación automática de las Circulares del Banco de España 6/2000 (formularios de declaración PE1, PE2, PE3, PE4, CC1, CC2 y CP1), 3/2006 (formularios de declaración DD1, DD2 y DD2bis) y, parcialmente, la 2/2001, relativa a valores negociables.

Los residentes deberán informar al Departamento de Estadística del Banco de España, en consecuencia, de las operaciones que por cuenta propia realicen con no residentes –sea cual fuere la forma de liquidación- y de los saldos y variaciones de activos y pasivos habidos en el exterior – ya sean cuentas bancarias, inmuebles, depósitos, participaciones, etc.-. También se establece la periodicidad en la que dichas declaraciones deben llevarse a cabo, dependiendo de las cantidades a declarar:

- Las operaciones o saldos de activo/pasivo (a 31 de diciembre del año anterior) cuyo importe supere los 300 millones de euros tendrán una periodicidad mensual, y la declaración deberá hacerse efectiva dentro de los 20 días siguientes al fin de cada mes natural,
- Cuando los importes sean superiores a 100 millones de euros pero inferiores a 300 millones de euros, deberán declararse trimestralmente y dentro de los 20 días siguientes al fin de cada trimestre natural,
- Si los importes no superan los 100 millones de euros, la declaración será anual y deberá hacerse siempre antes del 20 de enero del año natural siguiente. No obstante, en caso de que se trate de cantidades inferiores al millón de euros la declaración sólo deberá enviarse a requerimiento expreso del Banco de España, dentro de los dos meses siguientes a la solicitud.

Por último, la Circular incluye una Disposición Transitoria que establece que los obligados a declarar la información requerida por las Circulares 6/2000, 2/2001 y 3/2006, es decir, los proveedores de servicios de pago y entidades bancarias, seguirán obligados a hacerlo hasta el 31 de Diciembre de 2013, sin perjuicio del cumplimiento de las normas establecidas en la Circular 4/2012. Así, ambos regímenes podrán aplicarse de forma simultánea hasta finales de 2013.

La información contenida en la presente nota no debe ser en sí misma considerada como un asesoramiento específico en la materia comentada, sino únicamente una primera aproximación al tema tratado, siendo por tanto aconsejable que los receptores de la presente obtengan asesoramiento profesional sobre su caso concreto antes de adoptar medidas o acciones específicas.