Back

Medidas para el fomento y crecimiento de empleo

Laboral

Dentro de las medidas laborales aprobadas por el gobierno dentro del plan para el estimulo de la economía y el empleo y para paliar los efectos de la actual crisis económica, el pasado 8 de marzo de 2009 entró en vigor el Real Decreto-ley 2/2009, de 6 de marzo.

Entre las medidas recogidas destacamos las siguientes:

I. Medidas de mantenimiento del empleo (bonificaciones de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social):

a) ERE de suspensión de contratos o reducción de jornada; presentado desde el día 1 de octubre de 2008 hasta el 31 de diciembre de 2009.

- Bonificación del 50% de las cuotas empresariales a la Seguridad Social por contingencias comunes. La duración de esta bonificación coincidirá con la situación de desempleo del trabajador, con el límite de 240 días por trabajador. En contrapartida el empleador se compromete a mantener el empleo de los trabajadores afectados durante al menos 1 año una vez finalizada la suspensión o reducción autorizada.

- Como requisito básico para obtener la bonificación, el empresario se habrá de comprometer a mantener el empleo de los trabajadores afectados durante, al menos, el año posterior a la suspensión o reducción autorizada. En caso contrario, deberá reintegrar la bonificación disfrutada, siendo su conducta susceptible de sanción de acuerdo con la normativa vigente de infracciones y sanciones del orden social.

- Son bonificaciones compatibles con otras ayudas, siempre que no se supere el 100 % de la cuota empresarial a la Seguridad Social.

b) Contratación de trabajadores despedidos por un ERE:

- Bonificación del 100% por contingencias comunes si el trabajador percibe prestaciones por desempleo, hasta alcanzar como máximo el equivalente del importe de la prestación que tuviera pendiente de percibir a la fecha de entrada en vigor del contrato, con un máximo de duración de la bonificación de tres años.

c) En relación con el Convenio Especial a la Seguridad Social cuando la Empresa no se encuentre en un procedimiento concursal y extingue contratos mediante un ERE:

Hasta que el trabajador tenga 61 años, las cotizaciones serán a cargo del empresario y se ingresarán en la Tesorería de la Seguridad Social. Una vez el trabajador cumpla 61 años, las aportaciones al convenio especial serán obligatorias y a su exclusivo cargo, debiendo ser ingresadas según convenio.

Fundamentalmente, la modificación prevé que si durante el periodo de convenio, el trabajador afectado por el ERE realizase una actividad por la que se cotice a la Seguridad Social las cuotas del convenio coincidentes con las correspondientes a la actividad realizada se aplicaran al pago del convenio especial durante el periodo que la obligación de pagar las cuotas recae en el trabajador (a partir de los 61 años).

II. Medidas de protección de las personas desempleadas:

Cuando se autorice mediante ERE la suspensión de contratos de trabajo o reducir el número de horas de la jornada, los trabajadores afectados si posteriormente se extingue la relación contractual por resolución administrativa autorizando un ERE o bien judicial en procedimiento concursal así como por despido objetivo individual, tendrán derecho a la reposición de la duración de la prestación por desempleo de nivel contributivo por el mismo número de días que hubieran percibido el desempleo total o parcial, con un límite máximo de 120 días. Este derecho sólo se producirá cuando las resoluciones administrativas o judiciales se hayan producido entre el 1 de octubre del 2008 y el 31 de diciembre de 2009.

III. Medidas de fomento del empleo:

Nuevas bonificaciones por contratación de trabajadores inscritos en la Oficina de Empleo: Los empleadores que contraten indefinidamente hasta el 31 de diciembre de 2009 a trabajadores desempleados beneficiarios de las prestaciones por desempleo, tendrán derecho a una bonificación del 100% en la cuota empresarial a la Seguridad Social por contingencias comunes hasta que la cuantía de la bonificación alcance un importe equivalente a la cuantía bruta de la prestación, sin que en ningún caso la bonificación pueda superar los tres años de duración.