Back

Nuevas reformas de la Seguridad Social

Laboral

La Ley de medidas en materia de Seguridad Social (BOE del pasado 5 de diciembre) ha entrado en vigor este 1 de enero y contiene importantes modificaciones respecto a la jubilación,  estableciendo incentivos para que los trabajadores prolonguen voluntariamente su vida laboral, y en relación con la incapacidad y la pensión de viudedad. Las principales medidas adoptadas son:

Prolongación voluntaria de la vida laboral. Se incrementa el dos por ciento de la pensión  que corresponda al trabajador por cada año cotizado después de los 65 años. El incremento sube al tres por ciento para los trabajadores que acumulen una vida laboral de al menos 40 años. En el caso de alcanzar la pensión máxima se reconocerá el derecho a percibir anualmente una cantidad a tanto alzado, cuyo importe se determinará en función de los años cotizados.

Periodo de cotización para obtener la pensión. Para obtener derecho a la pensión se computarán sólo los días efectivamente cotizados y no los correspondientes a las pagas extraordinarias. En la actualidad, al computar las pagas extras, el periodo mínimo se podía reducir a 4.700 días, es decir, a 12,5 años. Con la reforma, el periodo mínimo de cotización se fija en 5.475 días efectivos de cotización, esto es, quince años.

Coeficientes reductores de la edad de jubilación. Para nuevas categorías de trabajos penosos, tóxicos, peligrosos o insalubres y en los casos de personas con discapacidad, previa realización de correspondientes estudios de todo orden, en ningún caso puede situarse por debajo de los 52 años.

Mejora de pensiones a los jubilados antes de 2002. Afecta a los que fueron jubilados anticipadamente e involuntariamente como consecuencia de un despido antes del 1 de enero de 2002 y que habían cotizado al menos durante 35 años. Se considerará involuntaria la extinción de la relación laboral que se produzca dentro de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Jubilación parcial. Se homogenizan los requisitos para acceder a la jubilación parcial con los de la anticipada. Es preciso haber cumplido 61 años -y no 60 como antes-, acumular 30 años cotizados y seis años de antigüedad en la empresa. Para mutualistas anteriores al 1 de enero de 1967 se mantiene la edad de 60 años. Las modificaciones en la jubilación parcial afectan de forma directa a las contrataciones bajo la modalidad de contrato de relevo.

Incapacidad temporal y permanente. Se establece un nuevo procedimiento de reclamación ante la inspección médica cuando una vez transcurridos doce meses en situación de incapacidad temporal se esté en desacuerdo con el alta médica. Respecto a la permanente se reduce el periodo mínimo de cotización para acceder a la prestación para los menores de 31 años. Se establece, por otra parte, una nueva fórmula de calcular el importe de la pensión de incapacidad permanente y del complemento de gran invalidez.

Viudedad. Se reconoce esta prestación a las parejas de hecho con convivencia acreditada de al menos cinco años o hijos comunes, por lo que se les equiparará a los matrimonios. Asimismo, se reconocerá una prestación temporal de viudedad por dos años para las parejas de hecho que no puedan acreditar estos requisitos.